Inicio > Uncategorized > >El aguinaldo

>El aguinaldo

>Llegaron o están llegando los aguinaldos. Son tan desproporcionados que sirven como un buen indicador de los abismales niveles de desigualdad en que vivimos. Pero esto tiene sin cuidado a una enorme cantidad de personas, que ojos que no ven, corazón que no siente, pues no reciben más que “el abrazo” como aguinaldo.
Yo recibí 15 mil pesos, algo más o menos parecido a lo del año pasado, quizá un pico más ahora, como de 2 o 3 mil pesos. A esto le agregan el mes de sueldo y me vienen dando en total 33 mil o por ai así. Parece una lanita, pero cuando empiezo a hacer cuentas deja de parecerlo. Como muchos ilusos, con eso quiero hacer mejoras, o mejor dicho, completudes en la casa, un poco, claro, y lo distribuí y pienso gastar de la
siguiente manera:

Sala >$8 o 9 mil (tengo 5 años sin sala, o mejor dicho, nunca he tenido una)
Pintura >$2,500 (las paredes tienen el puro aplanado gris)
(por cierto, es sólo 1 cubeta de sellador y 1 de pintura, más detalles como solvente, estopa, brochas, etc.)
Piso de la entrada >$2000 (por lo bajo y mano de obra incluida; seguro será más. Es necesario porque hay tierra suelta en esa área)
Tubos de agua para alimentar la lavadora y zona de lavado >de $2 – 2500
(más que necesarios)

Pues ya está. Sobran 500 pesos, q se van en cualquier detalle, como en el piso. Todavía soñé que me iba a alcanzar para:

a)Instalación de contactos, lámparas y apagadores que hacen falta en la casa
b)Acabar de aplanar o iniciar la fachada
c)Cambiar unas llaves que están goteando
d)Una cocina, o sea, una especie de mesita y unos anaqueles.
e)Cortinas para quitar los trapitos que actualmente hacen de.
Esto es de risa:
f) mi batería. Pensé cambiar mi cacharro de batería por una nueva, pero es impensable, cualquiera, medianamente decente, no baja de 5 mil pesos, los puros tambores, claro.
g)Un estéreo. Soy un melómano y escucho el radio todo el tiempo; llevo más de 3 años sin un estéreo decente.

En estos gastos no incluyo los $15 de salario porque de ahí tengo que vivir de aki al 7 de enero, y se presentan:
a)Mensualidad del pinche zapatito ortopédico que traigo de nave > 3mil 160
b)Teléfono >500
c)Predial >200
d)Deuda con el invi > 1,150
e)Deuda con el banco > 1000
f)Tenencia > 2,500
g)Afinación del zapatito >500 (me salió bara con un mai, porque en la agencia son $1,600)
h) comer

Más otros detalles como un necesario viaje al Edo. Méx., por debajo de Toluca, q se lleva un lanita a las calladas. Mínimo habrá que hacer por ahí algún regalito a la familia o comprar una despensa, que nunca sobra. Considérese que cuando uno no va a trabajar, a huevo se gasta mucho más que cuando se está en la rutina del gasto diario.

Todo esto suena como una extravagancia, un privilegio pequeño-burgués.
Puede ser burgués querer tener todos los contactos y apagadores de la casa en funcionamiento, o no ensuciarse de tierra suelta al entrar a la casa, o querer una pinche sala o dejar de ver todo en obra gris (pero si la vida es gris, pueden decirme). Para los que menean la cuchara, efectivamente, deben parecer aspiraciones fuera de la realidad para un asalariado.

O bien, la maquinaria del sistema trabaja tan, tan bien, que precisamente consigue que esté yo a punto de sentirme privilegiado por tener estos “lujos” de asalariado sindicalizados de fin de año. En algún sentido es cierto, haciendo una comparación entre peras y manzanas. Pero lo más justo es comparar peras con peras, y hay “peras” en el gobierno o “profesionistas”, que se meten unos aguinaldos ofensivamente elevados.

Pero toda esta perorata se me cae cuando pienso en el muchacho que escuché ayer en el metro. Dijo que recibiría de aguinaldo 500 pesos. Que con eso pensaba comprar no sé qué cosa que no escuché. Y que se lo daban diferido a lo largo del año, que en sí le daban 2 mil pesos, pero q [los hijos de su puta madre de sus patrones, esto lo agrego yo] se los iban distribuyendo a lo largo del año. Y q a un amigo suyo, sólo le iban a dar 150 pesos. Este último muchacho, escuché, saca unos 700 varos a la semana. Nunca expresó él estas cantidades con algún dejo, resignación, emputamiento, etc.

Puta, madre… y yo y mis pinches cuentas de disneylandia.
Pero si me siento culpable o mal, sé que les sigo el juego a los ojetes que llevan las riendas del país. Eso es lo que quieren, que la gente se lleve el puño a la boca y dé limosnas teletoneras o done en los cajeros cuando vea a unos niñitos prietitos inditos mugrositos o se deje uno redondear el cambio.
Antes q sentir vergüenza o cargo de conciencia porq a mí me dan más, debemos todos mandar las injusticias a chingar a su madre, porq ahí vienen la gasolina, las tortillas…con eso tenemos. Es frustrante y paradójico: la maldición sólo es catarsis. Y la protesta parece cada vez más idealista y lejana, por no decir mal vista.

Frases que jamás debemos aceptar ni repetir:
antes di que tienes trabajo;
pus qué le vamos a hacer, no hay de otra.

Ambas son los mismo que bajarse los calzones y empinarse.

Anuncios
Categorías:Uncategorized Etiquetas:
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Broken Penguins

Saving broken Penguins, one page at a time.

A %d blogueros les gusta esto: