Inicio > Drogas, México > La guerra mundial contra las drogas fracasó

La guerra mundial contra las drogas fracasó

En los primeros días de junio del presente año salió un reporte elaborado por la Global Commission on Drug Policy
en el que se remarca que la guerra contra las drogas no ha dado resultados satisfactorios en sus casi 40 años y prácticamente no hay sustento para decir que se pueda ganar. (véase la nota)

En la Comisión participan expresidentes (de México y Brasil), escritores (Vargas Llosa y Fuentes), gente que ha estado cerca del negocio como el oficial George P. Schultz, quien trabajó con Nixon y Reagan, el exsecretario de la ONU Kofi Annan, entre muchos otros especialistas civiles, militares y funcionarios. Los resultados se resumen en que se deje de considerar como criminales a los consumidores y se abra el mercado de la marihuana, principalmente, para bajar la ferocidad de las mafias que ya operan en todo el mundo.

Los argumentos en contra, como los que expone el vocero de la Office of National Drug Control Policy de Estados Unidos, Rafael Lemaitre, se basan en el supuesto de que entre más drogas, menos posibilidades habrá de garantiza salud y seguridad al pueblo. Este sub argumento lo puede desbaratar cualquiera con dos dedos de frente sin mucho esfuerzo: creer que los gobiernos se preocupan por la salud y la seguridad va mucho más allá de la inocencia. Si así fuera, para poner tres casos:

a) se tendrían que prohibir el tabaco industrializado tipo el de la Philip Morris y similares

b) la comida trans y chatarra de la Danone, Kraft, Unilever, Monsanto, Pepsico, etc. y

c) las infumables idioteces de la tele, especialmente la abierta mexicana y especialmente “la barra cómica”.

A estas alturas no se puede confiar en nadie. Que exfuncionarios que en su momento tuvieron la oportunidad de tomar medidas contundentes y no lo hicieron salgan 10 años después a abogar por la despenalización, puede traer jiribilla. Que los que ahora están en la silla se opongan a soltar el segundo o tercer negocio más jugoso del mundo, se entiende tanto como no se entiende la posición de los anteriores. El absurdo de combatir, en esencia, a una planta, no deja de ser tan ridículo como triste es que el teatrito arrastre trata de gente, comercio sexual infantil, secuestros y demás lastres insostenibles.

Sobran las pruebas sobre lo adictivos que son los cigarros industrializados y las miles de muertes, accidentes,  problemas sociales, familiares, abusos  y demás consecuencias del abuso del acohol, pero no son suficientes para opacar la magnitud de los intereses involucrados en el mercado de las  otras drogas tan bien defendido por funestos personajes como los presidentes de México y Colombia.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Broken Penguins

Saving broken Penguins, one page at a time.

A %d blogueros les gusta esto: