Inicio > México, religión, sociedad > La iglesia católica avanza

La iglesia católica avanza

Insiste la iglesia católica en que se le abran espacios y reconocimientos constitucionales con modificaciones a modo del artículo 24º y 3º, principalmente, y parece que de algunos otros de manera indirecta. Bajo la bandera de libertad de culto, está  promoviendo, por boca de servidores como el Poiré, que se le reconozca el derecho constitucional a impartir educación (¿más?) y tener medios de comunicación plenamente dedicados a escupir discursos religiosos onda católica.
En este país, como en prácticamente toda la América, es muy bien sabido que hablar de religión equivale a catolicismo y sus siniestros cuervos-ministros  enlutados en un ridículo camisón con cuellito. Cuando expresiones como libertad de culto salen de la boca del gobierno (especialmente del actual de derecha),  se refieren indefectiblemente a las facilidades que la católica demanda para posicionarse como en aquellos años dorados en los que era dueña y señora. Y realmente no es que lo haya dejado de ser, porque el monstruo sigue vivito y coleando y con poder gracias a los rezos, las veladoras, los niños y las limosnas de millones y millones de fieles seguidores.

La nueva embestida pretende modificar, esencialmente,  los espacios y alcances de la realización de cultos. Si hoy cierran una calle para hacer una misa (al menos en el DF, porque en los estados se sirven con la cuchara grande: por ejemplo, en Texcaltitlán, Edo. Méx., si no das la cooperación para las infumables fiestas del santo patrono –cerca de mil pesos cada año-, en la oficina de catastro del municipio, que se supone que es civil, no te autorizan hacer ciertos movimientos como compraventas, traslados, rentas, etc. Lo civil está descaradamente condicionado a lo religioso y hazle como quieras), quieren que mañana esa misa se transmita en cadena nacional, por cable, radio y por donde se pueda, de preferencia, con cargo al estado, o sea, a la gente (¿y qué no ya sucede?. Es abrir la puerta todavía más para que los administradores de esta gran empresa chupamentes tengan más voz, voto y presencia en los asuntos que hasta hoy más o menos se mantienen como civiles.
Las dos cadenas de medios que controlan de facto casi todo el espectro de comunicaciones, felizmente le hacen segunda a la empresa católica. Parece que desde hace dos sexenios se implantó y se quedó la lamentable costumbre de preguntarles al episcopado y a los obispos y cardenales qué opinan sobre casi cualquier tema. Y eso lo han venido haciendo sin modificar el 24, por cierto.

En estos días ciudadanos comunes y corrientes y figuras de la vida pública  de diferentes disciplinas están promoviendo una masiva protesta nacional contra abrirle las piernas al báculo de la católica. Al tiempo, se está convocando a ir a enseñarle el codo y a pintarle violines al Ratzinger, que viene a molestar en marzo.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Broken Penguins

Saving broken Penguins, one page at a time.

A %d blogueros les gusta esto: