Inicio > sociedad > Ferias y fiestas en la calle

Ferias y fiestas en la calle

Hay pobreza de la cartera o del monedero, en los que a veces no traemos más que aire;  y pobreza mental, que se manifiesta de muchas maneras. Me parece que una de ellas es hacer fiestas cerrando la calle con una carpa montable. Cerrar la calle para el cumpleaños, bautizo, boda, quince años, confirmación, presentación de tres añitos, graduación, primera comunión o para cantarle las mañanitas a la virgencita de la cuadra, se hace con la mayor facilidad y sin mayor sanción o cosa punitiva que se le parezca. De este lado de la metrópolis, entre el aeropuerto y ciudad Neza, la gente atraviesa un carro, la carpa con invitados y no hay ley que lo pueda impedir. Cuando la protesta social  cierra una calle se tipifica como ataque a las vías de comunicación y hay a quienes han querido darles 60 años o más por ello. Otros rumbos de la ciudad no están exentos de esta imposición celebratoria. Se montan unas torres de bocinas que truenan como escape de camión y obligan a arrugar la cara y encoger las orejas aun a tres o cuatro calles de distancia; montan sillas y mesas, cuantas pida la concurrencia,  y todo dentro de una mona carpita de hule con “ventanitas” ovaladas que imitan una casa californiana. Y por ahí en una parte de la lona se toma la molestia el arrendador del tenderete de poner su nombre y teléfono, por si otro vecino mal parido se quiere animar a cerrar otra calle cualquier otro día por cualquier pretexto que sienta que amerite fiesta.

Inocentemente, he expuesto la queja ante la delegación (en el DF) y arguyen que la gente cierra calles no principales y que para hacerlo se juntan las firmas de al menos diez vecinos aledaños que dan la venia. Y los que no vivimos en esa calle pero circulamos por, ya nos chingamos porque no contamos y debemos acatar.

 

Las ferias van aparte pero terminan en lo mismo: calles cerradas para beneficio de unos cuantos el día y momento que se les antoje. No se trata de clasismos ni de ensañarse contra  nadie. Se trata de la idea por sí misma y su implicación en la forma de ver el  mundo de la gente. El monstruo que llamamos DF y zona metropolitana, los cuales nadie sabe bien a bien dónde empiezan  y dónde terminan, creció como las casas de los colonos que llegaron a habitar justamente esas zonas cuando no había ningún servicio urbano: cuartito tras cuartito en casa del padre o la abuelita. Esos cuartitos se iban levantando conforme iba creciendo la familia. El hijo que ya se juntó con una señora, que no pagara renta, para qué, acá que se hiciera un cuartito junto a sus papás. Luego, la hermana que empezó como princesa todavía con el vestido de quince años puesto, terminó como madre soltera con las criaturas chillando alrededor. Pues a ella también había que hacerle su cuartito. En 160 m2, la gente hizo en pequeñito y mal, las vecindades de patio central del viejo centro y zonas aledañas de la capital. Así, en este paisaje de casa pegada a casa sin espacios comunes planificados y suficientes, no hay dónde instalar una feria sin cerrar calles y avenidas. Y si por azar hay un espacio por ahí extrañamente disponible, ahí no se pone la feria, porque tiene, quiere y se le hinchan los huevos estar en donde circula la genta. Bajo el entendido de que confinada a un área asignada donde no obstruya el paso,  la gente no irá, por lo que es la feria la que con todos sus fierros, cables pelados que bajan de los postes, carros, ruidajal, armatostes y todo, debe ir a la gente, a ponérsele a la salida del zaguán, entre una avenida y otra sin miramientos. Sí es cierto, regularmente no son más de dos o tres días, pero no es una feria por el rumbo; es una precisamente por donde uno anda circulando y otra por donde uno suponía que podía atajar y otra por donde uno pensaba que no podía ponerse una y así.

Al final la fiesta individual puede más que la convivencia vecinal. Está por encima de cualquier queja  y muy, muy por encima de la conciencia de la existencia de los demás a nuestro alrededor.

 

Permisos Neza

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Broken Penguins

Saving broken Penguins, one page at a time.

A %d blogueros les gusta esto: