Inicio > educación, español, México > Modelo de competencias

Modelo de competencias

Desde hace algunos años la gente involucrada en el ambiente educativo trae de un  lado para otro la palabra competencias. Con esta palabra entienden lo primero que normalmente se entiende en español: competir; pero, especialmente, hacerlo confrontando al otro para ganar, dejarlo atrás en la lucha por salir adelante en un sentido individualista. Los programas educativos están poniendo énfasis en la “enseñanza por competencias”; sin hacerle mucho caso en este momento a la mala sintaxis y peor traducción, se refiere a enseñar a partir del desarrollo de habilidades, capacidades o aptitudes de los estudiantes, sea lo que sea que eso signifique, finalmente. La gente se enerva y se opone a que se enseñe a partir de “competencias”, porque no quiere que los jóvenes crezcan desarrollando una especie de voracidad depredadora individualista que tenga como principio aplastar al otro con tal de conseguir objetivos personales.

La RAE incluye en su segunda definición de este término “pericia, aptitud, idoneidad para hacer algo o intervenir en un asunto determinado”. En el artículo hay una nota que advierte que éste ha sido enmendado. No sé si la enmienda sea justamente que están agregando pericia, aptitud, etc, como parte de la definición del término.

Recientemente en un documental sobre  educación en México, De panzaso, un jovencito entrevistado decía con cierto ímpetu, con un aire de estar perfectamente enterado y convencido de lo que decía, que la educación por competencias debería impulsarse más aún, “para hacer que todos tengamos el reto de superarnos, de ser mejores que los demás”. Señalaba frunciendo el seño a compañeros imaginarios a quienes quería superar compitiendo contra ellos a fin de sacar las mejores calificaciones.

Ha habido diferentes protestas por parte de padres y profesores inconformes que han acabado en mobilizaciones, cierre de escuelas, marchas, etc., en las que parte de la demanda es la oposición al modelo de competencias porque no quieren que sus hijos aprendan compitiendo, arguyen, siguiendo un modelo capitalista depredador.

Nadie se ha detenido a desenredar esta mala o imprecisa traducción de una palabra que sí viene del latín y es parte del bagaje léxico del español, pero ha pasado por el colador del inglés, de donde se ha tomado tal cual. La gente se convence todavía más de que quieren hacer competir a sus hijos cuando en el auge de este término llega la prueba internacional PISA para saber cómo andan los estudiantes mexicanos en relación con los de otros países de la OCDE. La primera reacción: ¿Ven? Huele a competencia o competición o puja por ver quién es el mejor.

Y toda esta historia por calcar una palabra de otra lengua sin detenerse un momento a ver que hay otros términos menos ambiguos y de fácil comprensión como habilidades o aptitudes.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Broken Penguins

Saving broken Penguins, one page at a time.

A %d blogueros les gusta esto: