Inicio > México, violencia > Pura gente nueva

Pura gente nueva

Está en boca de la gente el controvertido video de los niños incómodos. Se comenta que detrás está la elite empresarial y mediática con el discurso entre líneas de que la culpa la tienen los gobiernos corruptos pero para nada los medios alienantes y sus contenidos que, tristemente, son eje de la vida de millones de mexicanos. En el video se asustan de que el futuro de México esté anegado de corrupción, violencia y una cultura de pasar por encima de quien sea a costa de lo que sea.

Como frase hecha y lugar común, se relaciona el futuro del país con los niños, como si los que estamos presentes y no somos niños no formáramos parte de esa proyección temporal. Pero siguiendo ese lugar común de que el futuro está en los niños, me encuentro con que las redes sociales sirven de vitrina para niños que tienen niños y en los cuales depositan esperanzas de un futuro tenebroso: jóvenes padres enrolados en el narco que hacen gala de su adherencia a grupos criminales y que además, muy orondos, trepan fotos de sus hijos armados hasta las chanclitas con poderosas armas de sus mafiosos padres.

En Facebook hay perfiles de integrantes de la Familia Michoacana, el Cártel de Sinaloa y otras organizaciones, como la Escuela  del virus ántrax, Movimiento alterado (Cártel de Sinaloa), Gente nueva , entre otros, que muestran abiertamente fotos y comentarios de las actividades de individuos pertenecientes a estos grupos.  A partir de los perfiles cualquiera puede enlazar decenas y centenas de adherentes a estos grupos e individuos (amigos relacionados). Con un mínimo de voluntad, la Secretaría de Seguridad Pública de este país podría identificar a partir de esta fuente a una considerable cantidad de mafiosos y seguir el hilo de la madeja para llegar a peces, por lo menos, de segunda línea, porque los de primera están plenamente identificados e impunemente  blindados. En estos perfiles los niños, el futuro de México, como les gusta llamarlos a los demagogos, aparecen con armas largas como si fueran juguetes. No posan con cara amenazante porque de seguro no tienen la menor idea de lo que están haciendo con ellos. Son víctimas de sus propios padres, quienes a su vez, paradójicamente, son víctimas del abandono social y victimarios que ejecutan a cuenta del narco.

En muchos de estos perfiles se presume un peligroso chauvinismo reforzado con banderas, símbolos, canciones y demás parafernalia: michoacano hasta la madre, puro Michoacán, sinaloense hasta morir y consignas similares estremecedoras. Los hijos de esta gente son exhibidos como futuros continuadores de las convicciones de sus padres. Si infancia es destino, con estos nenes del narco a este país le llevará más de una generación superar el cáncer de la mafia que nos carcome todos los días de península a península.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Broken Penguins

Saving broken Penguins, one page at a time.

A %d blogueros les gusta esto: