Inicio > México, sociedad > Diccionario D.F. ilustrado

Diccionario D.F. ilustrado

“Todo lo que el Distrito Federal representa para la patria y su relación con el resto del país”.

Así comienza este librito que me encontré en un puesto de revistas usadas. Lo sacó en 1974 Fernández Editores y la que tengo en la mano es la 3ª re impresión de 1980. La idea me parece muy buena.  Compila datos de interés general y de interés nerdo: biografías de personajes destacados, episodios históricos relevantes (según la visión oficialista, claro), los barrios típicos, sitios de interés en las delegaciones, historia de algunas zonas y más datos de interés para locales y turistas.  A lo mejor me llamó la atención por la natural curiosidad de nerdo y por el uso que le puedo dar como enseñante de la lengua española a extranjeros que vienen a esta ciudad a conocer la cultura y comunicarse en este idioma.

El estilo del librito de consulta es como el diccionario Academia que muchos usamos en la primaria. Los monitos son por el estilo y la información es ligera y más que concesiva con las normas editoriales imperantes en una década claramente dominada por el presidencialismo conservador y soso característico del PRI. En una primera hojeada, el diccionario me convenció. Sobre todo por el precio: 5 pesos. Por cinco pesos me vine a enterar de datos que igual no me sirven de nada, pero ayudan para romper el hielo en la sala de espera, hacerse el interesante o incrementar el ñoñesco bagaje cultural sobre quiénes fueron y qué hicieron tantos nombres de calle y avenida: Fray Servando, Dr. Vértiz, Cuauhtémoc, Itzcoatl, Contreras, Miramón, Calles, Urbina, Uruchurtu y un largo etcétera. La obra es breve. Incluye mapas y un prontuario  de la República. Tiernamente, también incluye mapas de orografía e hidrografía. Mapas de ríos de la ciudad de México… bonito detalle para el recuerdo, la añoranza y alimentar la frustración. Hoy esos otrora ríos son ríos de coches, caca y esmog.

En su lista de presidentes registra hasta López Portillo. Del 68, menciona, claro, sólo las olimpiadas. Curiosamente, aunque fue impreso en el 74, no registra el mundial de fut del 70. Del movimiento estudiantil, Tlatelolco y la guerrilla, obviamente no pone ni el aroma.

Como obra de referencia facilona tipo lectura de sanitario, el librito es pasable. El gran pero que encontré está en su flaco laicismo. Quienes redactaron encontraron que lo más interesante eran las iglesias, los conventos, monasterios y lugares similares en delegaciones, barrios y pueblos del Distrito Federal. Dan una cantidad de detalles y datos  sobre estos sitios que de pronto el diccionario parece una guía sacra de la capital. Las entradas de la Virgen de Guadalupe y la Basílica de la misma, reiteran y re aseguran que la dicha virgen se le apareció al “humilde indio Juan Diego” y que en la tilma se venera la auténtica imagen (sic) de la mamá de Jesucristo.  El oficialismo no pierde oportunidad. En la entrada sobre las olimpiadas se dice que para que se realizaran en este país, “uno de los mejores y más queridos gobernantes que ha tenido nuestro país, el Lic. Adolfo López Mateos, fue un instrumento esencial para el otorgamiento de tan alto honor  de ser México el centro de la mirada de todo el orbe.” Amén.

La entrada para Frida Khalo tiene su encanto:

“A los 16 años, cuando estudiaba en la preparatoria, sufrió un accidente en un tranvía  que la inutilizó para  toda la vida, evitándole andar, moverse casi y tener hijos.”

En estos años de corrección política dudo que alguien escriba que un accidente te “inutiliza”. Sobre todo si se refiere a la tan aclamada Frida. Me llama la atención que dentro de la inutilidad, quedó inútil para tener hijos, como si tenerlos ya hiciera a una mujer útil. La ficha sigue, pero no mucho. Es parte del encanto, que casi no dicen nada, y lo que dicen tiene más que ver con su papel clásico de mujer que como persona o artista:

“Empezó a pintar. Casó con Diego Rivera. Su pintura es extraña, dolorida y autoexpositora”. Tan tan.

Hoy, cuarenta años después, me gustaría ver una reedición de este diccionario, pero menos zalamero, más documentado y en una encuadernación menos endeble.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Broken Penguins

Saving broken Penguins, one page at a time.

A %d blogueros les gusta esto: