Inicio > educación > La educación prohibida

La educación prohibida

Ayer escuchaba que México tiene tal vez el mayor presupuesto destinado a educación en el mundo: 600 mil millones de pesos. Una cifra que está por encima de varios países desarrollados. Pero 92% se va a pago de maestros. Hay 160 mil supuestos profesores que nunca han estado frente a una clase y cobran como docentes. Las licencias a los maestros cuestan 1, 600 millones de pesos al año. En este país de pueblos y hechos mágicos, sigue sin saberse cuántos maestros hay en el territorio nacional. Al mismo tiempo, en la línea de la magia,en la olimpiada de matemáticas de 2012, frente a 543 competidores de casi cien países, cuatro muchachos de seis que asistieron ganaron medallas, una de ellas de oro. Se llaman Diego Alonso Roque Montoya (de 16 años), Adán Medrano (de 16), Jorge Garza Vargas (de 18); Juan Carlos Ortiz (de 14) y Jorge Ignacio González (de 17) recibieron reconocimientos por su participación. Seguramente sólo en sus casas y sus escuelas han de saber que existen.  Si fueran “académicos” de la “academia” y bailaran o cantaran canciones lloronas, a lo mejor medio México los ubicaría. Peo qué aburrido, nomás le hacen a las matemáticas.

En casi todo lo que se refiere a educación estamos en los últimos lugares de los medidores de la OCDE y en los primeros en aspectos negativos, como el tercer lugar en ninis en el mundo, detrás tan sólo de Turquía e Israel (!).

Hoy veía el documental La educación prohibida, en el que se cuestionan los modelos vetustos, anacrónicos y rebasados con los que seguimos educando a los niños sin cuestionar si de verdad sirven para algo, si sirve de algo mandarlos a las escuelas (a las convencionales y a las  presuntamente modernas, incluidas las de paga), donde reciben una instrucción semi militar combinada con contenidos caducos y poco o nada significativos para formar una mente libre, crítica y capaz de aportar algo positivo a la sociedad. Creo que de ahí la prohibición del título: a los estados no les conviene tener ni libres, ni pensantes ni críticos.  En el mundo patas arriba (diría Galeano), los de las sillas de poder consideran peligroso a un pueblo pensante, educado.

Mucha gente (a veces de muy baja instrucción escolar) sigue convencida de que ir a la escuela es garantía de algo. Seguro es garantía de una merma en el gasto familiar, eso sin duda.  La escuela como garantía de mejora económica es un mito o una desafortunada confusión de conceptos. Para muchos padres e hijos educación es lo mismo que capacitación para el trabajo. Estudia para que trabajes. La educación incluye capacitarse en algunas áreas, pero no es el fin.  Échenle un ojo a La educación prohibida, un documental que seguro va a mover algunas conciencias.

 

Anuncios
Categorías:educación Etiquetas:
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Broken Penguins

Saving broken Penguins, one page at a time.

A %d blogueros les gusta esto: