Archive

Archive for 12 noviembre 2012

Pulsaciones. Pulsaçoes (Brasil, Manoella Ziggiatti, 2011)

noviembre 12, 2012 1 comentario

What makes us tick?, se preguntaba Biohazard en una canción. ¿Qué nos motiva? ¿Qué nos hace levantarnos de la cama todos los días y salir al mundo? Si tienes una familia, no hay que darle  muchas vueltas a la pregunta, ya está. Si tienes padres viejos que necesitan cuidados, igual. Pero, ¿cuando no tienes ni lo uno ni lo otro? ¿Qué nos motiva? Hay gente mayor que ya hizo lo que se propuso hacer y sigue viva y a veces no sabe bien a bien qué sigue en lo que le resta de vida. Y gente joven que ya hizo lo que muchos hacen hasta que se hacen maduros y dice: ¿qué sigue? Unos tienen miedo y se enclaustran en la comodidad de un coche blindado, que tristemente está de moda en Sao Paulo. Otros encuentran la filosofía de la vida en algo tan inmediato como una pecera: ahí está la vida cruda, la supervivencia sin moral, la mera existencia contra los demás. Sobrevive el fuerte y se reproduce sin más, sin darle tantas vueltas al instinto animal. Unos abandonan la seguridad de un trabajo en firme porque encontraron que en la comodidad de un cubículo del departamento de Física de una universidad se les estaba yendo la vida sin pena ni gloria.  Si en el siglo XX se aceptaron teorías inamovibles hasta ahora, ya no hay mucho estímulo; hay estancamiento y vueltas sobre lo mismo, a decir de un físico  brasileño.

Este documental, de Manoela Ziggiatti, aborda este tema pero lo hace de una manera lerda. A esto hay que agregar que la sala a la que fui a verlo olía a patas. No sé si era el de al lado, el de atrás, pero el hedor era insoportable. No vayan  a la sala Nellie CAmpobello, debajo de la Estela de luz, en domingo. Está llena y entra y sale gente a placer. Como la función era gratis, les daba igual. Creo que Manoela pudo haber explotado mejor el tema. Hizo el documental con el desparpajo de un trabajo escolar. El tema invita, pero su discurso desanima y arrulla.

Yo no sabía que era un documental. Me esperaba una trama sobre lo que nos motiva a seguir adelante; un tema vasto y hasta cierto punto pretencioso, pero atractivo.  Al final, el tufo me botó de la butaca antes de que acabara la función. No acabé de verlo, pero lo que pesqué me dejó igual: what makes us tick?

Trenitalia en Reporte Índigo

noviembre 10, 2012 Deja un comentario

¿Por qué ponen un anuncio del tren de Italia en Reporte Índigo en un país en el que Ernesto Zedillo se robó el tren?  Nomás alborotan y hacen encabronar.  No es raro escuchar: es que aquí en México no hay tren porque hay muchas montañas. ¿o sea que los ingenieros de finales del siglo XIX fueron mucho más capaces de tender las vías para Oaxaca, Puebla, Chiapas, Guerrero, el norte, Veracruz, etc., que los de hoy, 120 años después? ¿Y los Alpes, Suiza, Italia y similares? Mi teoría es que no hay trenes porque:

a) las agrandes mafias del transporte de pasajeros en este país  tienen contubernio con el gobierno y PEMEX para que el transporte terrestre en este país se realice por medio de gasolina. A esta mafias habría que agregar las de las carreteras estilo Grupo Carso (Slim), ICA (Salinas) y similares.

b) Zedillo vendió las empresas ferroviarias nacionales a Union Pacific (empresa de la que actualmente es parte del consejo directivo).

Pero ¿qué vendió? Retiraron el servicio de pasajeros pero ninguna empresa extranjera ha entrado a retomarlo. ¿Les vendió sólo las máquinas viejas? ¿Les vendió la garantía de que no haya trenes para que sólo se use gasolina en el país y esa gasolina se importe de EU? Pero no sé qué tanto se sostenga esta teoría conspirativa, porque, ¿acaso las máquinas del tren no se mueven por diesel, principalmente?

Por ejemplo, ¿por qué no ha entrado RENFE a México? Cualquier gobierno en este país, del color que sea, le soba las bolas a España y se desvive por ella.  (Peña Nieto la va a rescatar, ¿no acaba de decir en su reciente gira?). Otra española, CAF, se deja ver en el suburbano que sale de Buenavista. Es el de cercanías de Barcelona. Si no es RENFE y es otra empresa la que trajo ese tren, la idea es la misma: ¿por qué no ha entrado una europea de trenes a proveer el servicio de pasajeros? La empresa de las bicis que hay en varias ciudades europeas, como la misma Barcelona, se la arregló (o el Marcelo les arregló) para entrar al circuito Reforma-Roma-Condesa. Para matar cualquier ilusión de volver a tener trenes de pasajeros en este país, el desmonte de las vías concluyó casi al otro día de que decidieran suspender el servicio. Los trenes modernos tienen muchas ventajas: amplios, de andar suave, silencioso, rápido, cómodo, sin los mareos de las curvas ni las amenazas de irse al fondo de voladeros; al mismo tiempo, más económico que el avión y sin la molestia sensación de los huevos en la garganta en las despegadas, aterrizadas y bolsas de aire.

Interesante reportaje de Claudia Villegas  sobre el tema en http://goo.gl/g7bSm

Categorías:Transporte público Etiquetas:

¿Cambiarme de casa?

Entre un amplio sector de la población de hombres y mujeres entre sus veintes y sus treintas, la posibilidad de salirse de casa no está ni siquiera remotamente considerada. Si ya trabajan, no es su prioridad tener un espacio propio o compartido con gente que no sea de su familia. Algunos argumentan que no tienen necesidad de hacerlo porque en casa de sus papás están muy a gusto, tienen todo y no ven ningún beneficio en ir a pagar una renta. Algunos de ellos viven muy lejos de sus trabajos, pero ahorrar tiempo, cambiar de aires o tener su propio espacio –con las responsabilidades y goces que esto implica- no son incentivos suficientes para dejar el nido y comenzar una vida por su propia cuenta. Económicamente, no es fácil, pero tampoco imposible. Entramos aquí en una dinámica de “querer es poder” o “no hay imposibles”. Estoy de acuerdo en que efectivamente el factor económico es determinante en la sociedad mexicana: sueldos mensuales apenas suficientes para irla pasando y que a veces representan apenas el doble del monto de una renta (nadie puede –o debe- ganar 6 y pagar 3). Pero siempre está la posibilidad de compartir los gastos juntando esfuerzos. Asociarse ya es un esfuerzo. Y tal vez por aquí está la clave: los esfuerzos se evitan lo más posible en esta sociedad.

Abordar el tema a veces parece agresivo, pedante o que lleva jiribilla para meterse en la vida de los demás. Cuando uno sale de la adolescencia, por regla general, empieza a tener  necesidades, gustos, actitudes, costumbres e inquietudes que ya no empatan con los habitantes de la casa familiar. Me pregunto cómo lidian con eso quienes pasan una, dos  o más décadas en la misma casa tras dejar los años juveniles.

En una ciudad descomunalmente extendida, los traslados son sumamente desgastantes y consumen a veces hasta 4 o 5 horas al día. Así, con una jornada de 8 horas (o 9 con el truco de la hora de comida, que es lo usual) y con estos traslados, una persona está más de 10 o 12 horas fuera de casa, lo que deviene en un detrimento en la calidad de vida en su entorno vecinal, con el que prácticamente no se tiene relación. No intento convencer a la gente de que se salga de casa de sus padres, pero creo que hay experiencias, como vivir solo, que contribuyen a forjarnos como individuos, a valorar las propias capacidades, a respetar las de los demás y a ampliar el horizonte de lo que es hacerse una vida por propia cuenta.

Si muchos hijos no se van nunca, está el complemento: muchos padres no quieren o no los dejan que se vayan, aun cuando ya tienen pareja e hijos. Cada individuo tiene su propia historia, y a esta alturas ya estoy cayendo gordo porque ultimadamente, se me puede decir,  yo qué me meto, qué sé o qué busco con esto. Creo que parte de la maduración como sociedad comienza por la capacidad de sostenerse uno mismo como individuo en un entorno de responsabilidades, deberes y, por supuesto, de disfrute de los beneficios de desprenderse del núcleo en el que uno inició la vida en este mundo.

Categorías:sociedad Etiquetas: ,
Broken Penguins

Saving broken Penguins, one page at a time.

A %d blogueros les gusta esto: