Inicio > Cine > Pulsaciones. Pulsaçoes (Brasil, Manoella Ziggiatti, 2011)

Pulsaciones. Pulsaçoes (Brasil, Manoella Ziggiatti, 2011)

What makes us tick?, se preguntaba Biohazard en una canción. ¿Qué nos motiva? ¿Qué nos hace levantarnos de la cama todos los días y salir al mundo? Si tienes una familia, no hay que darle  muchas vueltas a la pregunta, ya está. Si tienes padres viejos que necesitan cuidados, igual. Pero, ¿cuando no tienes ni lo uno ni lo otro? ¿Qué nos motiva? Hay gente mayor que ya hizo lo que se propuso hacer y sigue viva y a veces no sabe bien a bien qué sigue en lo que le resta de vida. Y gente joven que ya hizo lo que muchos hacen hasta que se hacen maduros y dice: ¿qué sigue? Unos tienen miedo y se enclaustran en la comodidad de un coche blindado, que tristemente está de moda en Sao Paulo. Otros encuentran la filosofía de la vida en algo tan inmediato como una pecera: ahí está la vida cruda, la supervivencia sin moral, la mera existencia contra los demás. Sobrevive el fuerte y se reproduce sin más, sin darle tantas vueltas al instinto animal. Unos abandonan la seguridad de un trabajo en firme porque encontraron que en la comodidad de un cubículo del departamento de Física de una universidad se les estaba yendo la vida sin pena ni gloria.  Si en el siglo XX se aceptaron teorías inamovibles hasta ahora, ya no hay mucho estímulo; hay estancamiento y vueltas sobre lo mismo, a decir de un físico  brasileño.

Este documental, de Manoela Ziggiatti, aborda este tema pero lo hace de una manera lerda. A esto hay que agregar que la sala a la que fui a verlo olía a patas. No sé si era el de al lado, el de atrás, pero el hedor era insoportable. No vayan  a la sala Nellie CAmpobello, debajo de la Estela de luz, en domingo. Está llena y entra y sale gente a placer. Como la función era gratis, les daba igual. Creo que Manoela pudo haber explotado mejor el tema. Hizo el documental con el desparpajo de un trabajo escolar. El tema invita, pero su discurso desanima y arrulla.

Yo no sabía que era un documental. Me esperaba una trama sobre lo que nos motiva a seguir adelante; un tema vasto y hasta cierto punto pretencioso, pero atractivo.  Al final, el tufo me botó de la butaca antes de que acabara la función. No acabé de verlo, pero lo que pesqué me dejó igual: what makes us tick?

Anuncios
  1. Anónimo
    noviembre 22, 2012 en 11:49 am

    te dejé un comentario en la entrada sobre sentido contrario y marcelino

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Broken Penguins

Saving broken Penguins, one page at a time.

A %d blogueros les gusta esto: