Inicio > Crimen_México, sociedad > Roba y deja robar

Roba y deja robar

El trabajador de Lala o Alpura o Bimbo, marcas de lácteos que tienen el monopolio de dichos productos en la ciudad de México y alrededores, recibe por las mañanas cierta cantidad de productos y tiene que regresar, unas 10hrs después, con el dinero de la venta. Lo que no venda, se le descuenta de su paga (es lo que me han dicho). Tiene un límite para hacer cambios por fechas de caducidad; si hace más cambios porque la gente de las tienda así se lo solicitó, esos productos cambiados se le descuentan.                                                                                                                                                                                                   

Muchos de estos repartidores siguen el principio de “roba y deja robar”.  Onda Paul McCartney pero tropicalizado al mejica-style.  El de Nutrileche se auto roba, finge, pues, que le robaron, incluso la camioneta, y va y vende las leches a mitad de precio a las tiendas y hasta la misma troca la coloca en un lote de coches. El que le compra las leches sabe que es merca robada, igual que el del lote de coches.

Ayer, de verdad estaban robando al repartidor de Lala. Ya no reporta el wey, porque, como los de Nutrileche, la empresa sabe que los mismos empleados fingen robos. El chavo es robado en episodios. Se baja de la troca, le dicen saca, él responde que no trae, le dicen que entonces le van a bajar la mercancía y él accede a negociar para no perder la merca (merca que la empresa tiene asegurada, por cierto). Se mete a una tienda a pedir paro de que le guarden cierta cantidad para sólo darle al rata que lo espera afuera lo menos posible. Nunca se le ocurre llamar a la policía desde la tienda.  ¿Por qué? Pues muchos patrulleros son los que les dan el pitazo a los rateros para indicarles posiciones y horarios de camiones repartidores: los dejan robar, y los rateros se “reportan” con una lana con los policías, que terminan siendo literalmente rateros con licencia.

Una amistad me dice que al menos con el PRI se puede robar y se compensa la balanza de desigualdad. Yo le pregunto ¿qué puedes robar? ¿Qué te deja robar el sistema, el PRI? Esa arraigada idea de que “roban pero dejan robar” es tan estúpida como falsa; es uno de los lastres más farragosos con los que mucha gente comulga y se cree. Así están criando a las futuras generaciones: chinga cuanto puedas y a quien puedas.

 

 

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. julio 2, 2014 en 11:50 am
  2. febrero 28, 2015 en 1:30 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Broken Penguins

Saving broken Penguins, one page at a time.

A %d blogueros les gusta esto: