Inicio > español > Español de suadero

Español de suadero

Para un mexicano, salpicar el habla con uno que otro coño, de cuando en cuando,  pues pasa. Pero de un tiempo para acá, yo creo que la influencia de novelas traducidas, el auge español en economía, deportes, cine, etc., la relativa facilidad para cruzar el charco y la creciente oleada de hispanos que vienen a la reconquista de México ahora que se les cae el techo de la casa, entre otros factores, han puesto en boca y tecleo de cantidad de gente unos españolismos “de puta madre” que, desde mi personal punto de vista, suenan más afectados que la economía actual. Y no se trata de purismos, pero poner giros forzados en un idiolecto ya hecho, quizás cabe cuando se hace con cierta gracia o pertinentemente, pero como yo los he leído y oído, suenan a sumisión ante el resplandor de lo diferente (sea lo que sea que esto signifique).

Arengan a alguien en el facebook con un “venga, Torrijos, ánimo”. Claro, sin las comas vocativas ni acentos ni nada. Ya no preguntan de qué se trata algo, sino “¿de qué va?”. De cuando en cuando mandan “a tomar por culo” a alguien (¿vaciarse una botella por el culo?). En una  entrevista de radio, un funcionario no paraba de “joder” como interjección ante lo que le inquiría la periodista. Le quedaba tan mal, que la entrevistadora le decía “¿joder? ¿Eso lo que tiene como respuesta?” Y el otro todavía insistía en que sí con su tono cantadito de diputado plurinominal chilango. Trocar la s por la v en la despedida para que quede “vale”, igual gana terreno. Pero “vale, vale” dicho con un airecito a jamón serrano, suena como taco de pizza o tostada de pozole; queda re mal, re pateante y re mamón.

Mexpaña

Los veintitantos países que hablamos este idioma tenemos, ergo, ene número de localismos y modismos y moditos y todo para comunicarnos. Y siendo tan grande la familia, lógico es que de pronto, sin querer, traigamos el calcetín del hermano o “las braguitas” (anda, que ya estoy baturreando, joder) de una prima. Pero quererse poner todo el ajuar (outfit, como quieren decir ahora las juventudes) del otro en el habla, aunque sea con calzador, fácilmente llega a unos niveles de afectación y ridiculez evidentes.

Anuncios
Categorías:español Etiquetas:
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Broken Penguins

Saving broken Penguins, one page at a time.

A %d blogueros les gusta esto: