Archivo

Archive for 13 marzo 2014

La rebelión de las masas

Una interpretación local de La rebelión de las masas de Ortega y Gasset, que no he terminado y creo que no voy a terminar, porque a partir de la segunda parte, página tal,  habla de que “alguien” debe mandar (sic)  en el mundo y ese “alguien” no  puede ser Estados Unidos porque es una criaturita inexperta (escribe en los años 20). Así que esa parte me pareció cagante, porque insiste en que europa no puede dejar de mandar sobre las naciones que apenas aprenden a caminar. Voy a guardar el libro y quedarme con esto:

La rebelión de las masas es el ascenso de la estulticia, lo zafio, lo facilón y desenfadado  al poder, a las posiciones clave, a los micrófonos y las pantallas. Las personas masa son las valentonas engreídas que creen que su palabra es ley, que las cosas son como son o deben ser según su percepción y todo gira alrededor de ellas, a su servicio, para que el “señorito” disfrute a placer su gracioso paso por este mundo que no le merece.

Para esta peligrosa estirpe el mundo empieza hoy. No importa si se está parado sobre la tumba de Pakal o debajo de las cariátides del Olimpo; lo que cuenta para el masa es lo que sirve. Con este desenfado, tenemos servidores públicos con cargo de alta responsabilidad posando como anunciando una pasta dental en un espectacular (y aparenta tener menos de 32 años). Es la nueva masa (nueva en relación con la de los 20s que describe Ortega y Gasset). Difícilmente han siquiera cargado un libro básico de política o historia de México o universal o de lo que sea que forme en ciencia política, historia o al menos en sentido común. Y la gente los aplaude, pide personajes hueros (y güeros, ¿por qué no?),  de lindo rostro. Estos hombres y mujeres masa  no quieren más políticos en la política (sic!), quiere gente que los entienda (re sic!).

RebeliondelasmasLos masa quieren circular libremente, no quieren meterse en problemas ni en grilla, sólo quieren que los dejen trabajar y, claro, que los demás, esos revoltosos que cierran calles, se pongan a trabajar. Porque los masa son gente de bien, trabajadores que toman las oportunidades como vienen, sin ponerse a lloriquear (sic) y “aprovechan la crisis”, la toman como un reto para sacar lo mejor de sí y salir adelante sin esperar que el gobierno venga a solucionarles la vida (aunque esa solución sean derechos básicos que por obligación debe procurar el estado con el dinero de los impuestos, como seguridad, estabilidad económica y educación).  Los masa viven para sí, por sí y porque sí. “Yo, los míos, y lo demás que se lo cargue Pifas”.

Ortega y Gasset aclara que las masas no están formadas sólo por la gente de bajos recursos y escasa instrucción. Entre ellos hay, pero la masa más peligrosa es la opulenta, la que tiene acceso a posiciones clave de decisión de amplio impacto. De hecho es más frecuente hallar ahí a los masa, regodeándose en su arrogante ignorancia o, como dice el autor, rebelándose, es decir, tomando posiciones y decisiones que afectan a más de tres social, política, económica y ecológicamente.

Anuncios
Categorías:Política, sociedad Etiquetas:

12 años esclavo

Esta aclamada película y merecedora de Óscares, me parece sobrevalorada. O me parece que lo que más salta es lo que calla. Se centra en las tribulaciones de un negro libre que con engaños es convertido en esclavo en el sur gringo. No por ser tribulaciones individuales dejan de tener una importancia extensible a la condición de esclavitud en cualquier parte del mundo, máxime hoy que hay un evidente rebrote de esta deleznable actividad profundamente humana.  Ejemplo: centroamericanos esclavizados por el narco; mujeres en maquilas en la frontera norte; chinos y africanos en Europa, etc.

Pero de la anécdota no pasa. Jamás se toca el sistema como tal. Se acepta que así era, que qué pena que así funcionaran las cosas, pero “no había de otra”.

Parece que el Hollywood más “americano” no acaba de expiar su culpa. Como que sigue teniendo la necesidad de redimir el “vergonzoso” pasado de maltrato hacia los no-blancos. Hacen películas pro judío (aparte, porque la elite de éstos son los dueños de los grandes medios), pro negro, pro “minorías”. Todavía no pro latino, porque tal vez aún están muy cerca geoespacialmente aunque muy lejos del espectro de interés como para hacerles una peli importante pro ellos (bueno, en su bendita inocencia pueblerina, no se han dado cuenta de que tienen espectaculares películas pro latinos, entendiendo latino en su sentido original: Ben Hur y Gladiador, por ejemplo).

Creo que hay cierta condescendencia hacia el esclavismo; no es que lo glorifique, pero tampoco lo denuesta explícitamente (este negro legalmente es mío; este otro legalmente no le pertenece). Hay alusiones a que dios les va a cobrar a los esclavista esa falta de sentimientos. Pero no se cuestiona la propiedad privada, dentro de la cual se incluye a los y las negras. Al respecto, no podía esperarse otra cosa, las mujeres la llevan doble, por ser negras y mujeres. Sufrir al patrón en el campo y en la cama -o de plano en el suelo.

Categorías:Cine Etiquetas:
Broken Penguins

Saving broken Penguins, one page at a time.

A %d blogueros les gusta esto: