Archivo

Archive for the ‘Transporte público’ Category

Los que llegaron para quedarse

Mi lista de las cosas que llegaron al DF para quedarse:

a) Paseo ciclista dominguero en Reforma. inicio: 2007

Ya es muy numerosa la cantidad de asistentes.  Dudo que puedan quitarlo o quieran hacerlo. Más bien creo que podrían ampliarlo a otras zonas de la ciudad,  como Coyoacán, para no romper la tradición centralista.

b) Turibús. inicio: 2002

El mejor aparador para ver turistas con cara de turistas.  No nos los quiten.

c) Ecobicis.  inicio: 2010

Otro accesorio de la ciudad muy demandado y contribuyente a hacer más accesible la existencia chilanga a algunos miles todos los días.

d) Metrobús. inicio:2005

En apogeo y expansión pese a sus tropezados inicios. Una manera decente de transportar gente.  Cualquier cosa que no sea un micro o una combi, es de aplaudirse. Bueno,  más o menos: en Guadalajara y otras partes hay unos como carritos de enano de 90 x110 cm en los que meten gente y tienen el cinosmo de cobrar…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Trenitalia en Reporte Índigo

noviembre 10, 2012 Deja un comentario

¿Por qué ponen un anuncio del tren de Italia en Reporte Índigo en un país en el que Ernesto Zedillo se robó el tren?  Nomás alborotan y hacen encabronar.  No es raro escuchar: es que aquí en México no hay tren porque hay muchas montañas. ¿o sea que los ingenieros de finales del siglo XIX fueron mucho más capaces de tender las vías para Oaxaca, Puebla, Chiapas, Guerrero, el norte, Veracruz, etc., que los de hoy, 120 años después? ¿Y los Alpes, Suiza, Italia y similares? Mi teoría es que no hay trenes porque:

a) las agrandes mafias del transporte de pasajeros en este país  tienen contubernio con el gobierno y PEMEX para que el transporte terrestre en este país se realice por medio de gasolina. A esta mafias habría que agregar las de las carreteras estilo Grupo Carso (Slim), ICA (Salinas) y similares.

b) Zedillo vendió las empresas ferroviarias nacionales a Union Pacific (empresa de la que actualmente es parte del consejo directivo).

Pero ¿qué vendió? Retiraron el servicio de pasajeros pero ninguna empresa extranjera ha entrado a retomarlo. ¿Les vendió sólo las máquinas viejas? ¿Les vendió la garantía de que no haya trenes para que sólo se use gasolina en el país y esa gasolina se importe de EU? Pero no sé qué tanto se sostenga esta teoría conspirativa, porque, ¿acaso las máquinas del tren no se mueven por diesel, principalmente?

Por ejemplo, ¿por qué no ha entrado RENFE a México? Cualquier gobierno en este país, del color que sea, le soba las bolas a España y se desvive por ella.  (Peña Nieto la va a rescatar, ¿no acaba de decir en su reciente gira?). Otra española, CAF, se deja ver en el suburbano que sale de Buenavista. Es el de cercanías de Barcelona. Si no es RENFE y es otra empresa la que trajo ese tren, la idea es la misma: ¿por qué no ha entrado una europea de trenes a proveer el servicio de pasajeros? La empresa de las bicis que hay en varias ciudades europeas, como la misma Barcelona, se la arregló (o el Marcelo les arregló) para entrar al circuito Reforma-Roma-Condesa. Para matar cualquier ilusión de volver a tener trenes de pasajeros en este país, el desmonte de las vías concluyó casi al otro día de que decidieran suspender el servicio. Los trenes modernos tienen muchas ventajas: amplios, de andar suave, silencioso, rápido, cómodo, sin los mareos de las curvas ni las amenazas de irse al fondo de voladeros; al mismo tiempo, más económico que el avión y sin la molestia sensación de los huevos en la garganta en las despegadas, aterrizadas y bolsas de aire.

Interesante reportaje de Claudia Villegas  sobre el tema en http://goo.gl/g7bSm

Categorías:Transporte público Etiquetas:

Tomadas al vuelo

septiembre 25, 2012 Deja un comentario

Algunas imágenes tomadas a vuelo de pájaro

_________________________________________________________________________

Aceites asegurados.  Es la Comercial Mexicana de la esquina de Fray Servando y Circunvalación, barrio pasado, alrededores del mercado del Sonora. Todo está a la mano, como en todo super, pero los de oliva ¡bajo llave! Debe de haber gente de buen paladar por el rumbo; buen paladar y rata.

_________________________________________________________________________

  Bache o atajo al infierno en el metro Pantimedia

_________________________________________________________________________

  Sin palabras 

_________________________________________________________________________

|

|

 ¿Una combi iconoclasta?
Había visto combis pro yankees, pro británicas, pro San Judas, pro vírgenes… pero ¡nunca una anticristiana!

Transporte en la zona noreste de la ciudad

De los metros Zaragoza y Pantitlán salen hacia el Estado de México centenas de unidades de transporte público de pasajeros que hace varios años o décadas dejaron atrás su vida útil. Hoy, sin exagerar, son carcasas incontrolables: no las controlan ni el chofer, ni la Secretaría de Transporte y Vialidad, ni las autoridades de transporte del EdoMéx  ni la gravedad, porque ya se caen de viejas. Son camiones, micros y peseras o combis. Muchos, especialmente los camiones, ya ni placas muestran, o las traen de cualquier estado de la Unión Americana o de adorno con alguna frase como El Chido, o similar. Sistemáticamente se pasan los altos; en Pantitlán entran en sentido contrario por donde les place, hacen pseudo bases, dan vueltas desde el carril del extremo opuesto y juntos, camiones, combis y microbuses, reúnen un interminable catálogo de anomalías, faltas, violaciones, infracciones y acciones que no parece que vayan a terminar nunca.

Es un secreto a voces que las autoridades se benefician directamente de las cuotas de los concesionarios; que las mafias del transporte son la caja chica (y no tanto) de las administraciones y que son ariete político para usarse a conveniencia según los tiempos y las necesidades. Las administraciones llegan, se sirven, corren y el problema se queda, cada vez más gordo y deforme. En una ciudad que busca una posición entre las más visitadas o vistosas del mundo, tenemos un transporte público con décadas de atraso y con una administración del mismo abiertamente copada por la corrupción. Hay avances en el transporte público en las zonas céntricas de la capital, pero las orillas, como el noreste, especialmente la colindancia con el Estado de México, están muy al margen de esos avances. Impera la ley de los concesionarios del transporte público; especialmente de los que van hacia municipios del Estado de México, pero circulan por el DF y usan los paraderos Pantitlán y Zaragoza.

La tarifa de una de estas unidades es mayor (siete pesos el trayecto de hasta 5km) a la de un transporte que se supone que es caro, como el metrobús. Y el servicio dista mucho entre ambos tipos de transporte, pese a que el de este último podría ser mucho mejor. Los paraderos, como Pantitlán y Zaragoza, son concentraciones de smog, de unidades chatarra, de pseudo paraderos y de comercios de comida que aportan fuertes cantidades de mugre a la que de por sí emiten las unidades: agua de trastes con grasa, agua con desperdicios de comida, aceite quemado, basura desbordada y demás desechos. La desgastada infraestructura, evidentemente rebasada e insuficiente, propicia rincones oscuros y zonas aisladas en las que fácilmente  se delinque; desde robos hasta agresiones sexuales.

El Sistema de Transporte Colectivo no se responsabiliza de lo que está más allá del último escalón de las salidas del metro. El Gobierno del DF no se hace cargo de lo que está alrededor del metro. La ubicación del paradero facilita que Iztacalco y Venustiano Carranza se deslinden y argumenten que es territorio de una u otra delegación. Es un territorio de nadie tomado por líderes de comerciantes, de concesionarios del transporte y por los criminales que acechan todos los días y a todas horas.

Se sabe de planes para renovar los paraderos y sustituir las unidades que se sirven de ellos desde mediados de la década que acabamos de dejar atrás, pero hasta la fecha no hay ningún avance real a la vista.

 

Ninguna de estas unidades porta placas ni por delante ni por atrás. Emiten chorros de humo y es ingenuo imaginar que les hacen verificación de emisiones.

Broken Penguins

Saving broken Penguins, one page at a time.

A %d blogueros les gusta esto: