Archive

Archive for 29 julio 2011

Talleres por videoconferencia en Adobe connect, wizIQ y herramientas similares

No deja de sorprenderme el hecho de que personas en Holanda, Italia, México, Canadá, Australia, Ecuador, España y en cualquier otra parte del mundo, podemos estar conectados al mismo tiempo aprendiendo, enseñando, compartiendo y  conociéndonos. No sé si sea un asunto generacional, pero a pesar de que crecí con ataris, nintendos, mucha tele y mucha comida chatarra, no deja de asombrarme la reducción de las distancias a partir de una plataforma en la que nos vemos, nos leemos y nos escuchamos los unos a los otros como si estuviéramos aquí al lado.  Esta dinámica de aprendizaje a distancia y en directo es una experiencia que deja muy buen sabor de boca; y me parece que debería explotarse mucho más.

Por ahí hay quienes dicen que ya para qué van los jóvenes a la escuela, si con lo que está en la red uno puede hacerse de una vasta educación: libros, revistas, tutoriales, videos, audios, asesores en línea en tiempo real, etc., sobre casi cualquier tema. Tal vez esta afirmación es algo exagerada, pero tiene algo de razón.

10 estrategias de manipulación

Noam Chomsky elaboró la lista de las “10 estrategias de manipulación” a través de los medios. Cada una es elocuente, clara y suscita cualquier cantidad de ejemplos nacionales e internacionalesa ctuales e históricos. Con esta lista se refuerza la tesis de que la casualidad o no existe o es mínima en el escenario de los medios, la política y la economía.

|
1. La estrategia de la distracción. El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. ”Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

|

2. Crear problemas y después ofrecer soluciones. Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

3. La estrategia de la gradualidad. Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.

4. La estrategia de diferir. Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad. La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.

6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión. Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido crítico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…

7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad. Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposible de alcanzar para las clases inferiores (ver ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad. Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…

9. Reforzar la autoculpabilidad. Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se auto desvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, sin acción, ¡no hay revolución!

10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen. En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por las élites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copias a sus amigos: nueve de cada diez las estarán esperando. Millones quieren ser informados. El terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote el terror. Haga circular esta información”.

México mágico

Hace algunos años  en la televisión mexicana Virginia Sendel promocionaba la magia del “México mágico”. Desde el 2001 existe un programa de la Secretaría de Turismo que asigna la disneylandesca etiqueta de “pueblos mágicos” a aquellos que cuentan con atractivos que, bajo una lógica de mercado, potencialmente pueden ser de interés al turismo, especialmente al extranjero. Los primeros días del pasado junio la misma Secretaría advirtió nuevamente, como ya lo hizo en 2009, sobre el inminente retiro de la etiqueta de mágicas a algunas de estas localidades, como Pátzcuaro, Tepoztlán, Papantla, Veracruz y Mexcaltitlán, Nayarit, por infringir la “magia” del lugar con puestos ambulantes en los que venden mercancía pirata y con el ejercicio de algunas otras actividades (como la venta de alcohol y cigarritos sueltos) que contribuyen a la supervivencia pero que, a los ojos de autoridades y vecinos, quebrantan la presunta magia.

Mucha gente sabe que  no sólo esos lugares, sino que todo México merece el título de mágico por una larga lista de justificadas razones:

>los habitantes de los llamados pueblos mágicos amanecen cada día pese a que no hay empleos, hospitales o tierras que trabajar;

>la gente desaparece y, cuando aparece, aparece en partes;

>los presupuestos de los gobiernos se evaporan; los inocentes están encerrados detrás de las rejas  en las tiendas y los delincuentes libres;

>México es el primer productor de plata en el mundo  y está entre los primeros 10 productores de oro y prácticamente todas las ganancias suben (a Estados Unidos y Canadá);

>el país tiene muchos más recursos que varios países del primer mundo juntos y tiene una población, en algunas partes, que vive en condiciones comparables a las de los haitianos más pobres o a las de las zonas del África más empobrecida.

Categorías:México Etiquetas:

El negocio del agua embotellada II

Hace algún tiempo dejaron comentarios sobre la nota El negocio del agua embotellada… No tengo más información que la que ahí se lee. Pero en la misma consigno la fuente y el mail del centro de estudios del que tomé los datos. Seguramente ahí podrán proporcionarles mayor información.

Mi experiencia con el agua es como mero usuario. Ya llegamos a un nivel en el que en verdad se le niega el agua a alguien, contrario a lo que dice la sentencia:  un vaso de agua no se le niega a nadie. En un establecimiento, uno pide con la orden un vaso de agua simple y ya te dicen “este, tengo agua embotellada chica, ¿le traigo una?”. O sea, el vaso de agua, en su moderno equivalente embotellado, te lo van a cobrar.

Es un problema redondo, porque encima de pagar por algo tan simple, como el agua simple, debemos contribuir a que haya más y más pet contaminante en el mundo, o al menos en nuestro barrio, para empezar.

Yo no acabo de entender por qué un garrafón de Bonafont o de Electropura, cuesta $30!! pesos (sólo el líquido). Y al mismo tiempo hay purificadoras de agua que incluso llenan el garrafón por $8 o a veces por menos, depende de la zona. En el agua “de marca” (vaya expresión), obviamente nos cobran las etiquetas, la botella y la marca; y seguramente la “purificada” no lo está tanto.

¿Se fijan que no venden pastillas potabilizadoras en las farmacias de la esquina? ¿Por qué será? ¿Dónde las venden?

En el colmo del absurdo, hay mucha gente que llega a la tienda a pedir agua de una marca específica y si no la hay, no la lleva. Si iba a comprar litro y medio, no se lleva la de 1 lt. o visceversa. A veces sólo quieren bonafont pero la que dice “baja en sales”, mientras que, dicen, la ePura no lo es; o sí, pero si no lo dice en la etiqueta no se la llevan. Y otra marca, ni pensarlo. Mejor una Coca.

El agua deja de ser eso, agua, para pasar a ser un producto de consumo al que le ponen parafernalia publicitaria y la gente acepta con los brazos y la boca abiertos.

Categorías:Consumismo Etiquetas:
Broken Penguins

Saving broken Penguins, one page at a time.

A %d blogueros les gusta esto: