Archivo

Archive for 31 marzo 2005

>Los Letras libres (comentario)

>

Estos weyes de la revista letras libres realmente se pasan de longaniza en su mochez, su incondicional apoyo a los dictados de papá gobierno gringo y su cadena de empresas represoras y dadoras del dulce atole con el dedo: OMC, OCDE, ONU, BM, OEA, etc., etc. En el número qesqe dedicado a Cuba (Noviembre 2002 – Número 47) hacen amplia gala de su afinidad al proyanquismo, pro libre comercio y “reformas estructurales para la apertura económica y el desarrollo sostenido”; todos ellos conceptos propios del discurso mareador de los países ceñidos al puto imperialismo capitalista. Condenan cualquier disensión del capitalismo miameño y se regodean en subrayar q en tiempos de Batista y antes del 59, Cuba gozaba de una indiscutible libertad demócrata, de independencia (“…las relaciones con EU eran de mutuo respeto…” (sic!!)) y de tener un nivel de vida envidiable. Así dicen algunos artículos de dicho fascículo , y así es la rígida línea editorial q se permea por todo él. Se supone, según las cabezas en la cubierta, q es un número q analiza la situación actual de Cuba, pero más bien debieron haber puesto en la cubierta: “Cubanos exiliados hablan (mal, no podía ser de otra forma) de Cuba” y así habría ya estado uno perfectamente advertido de por dónde iba el tiro. Los contribuyentes al numerito presumen de las celestiales bondades del sistema capitalista y de Miami, donde, dicen, aun los castristas retozan y gozan de libre voz al aire en los medios de comunicación; pero aquellos, en su edición especial anti-Castro, no dejan pasar la más tenue línea en los textos q opine de forma contraria a su muy particular visión de la isla.

Para ellos, los logros de la revolución (q siempre entrecomillan), eran cosa ya conseguida y madura en tiempos de quien llaman coronel Batista, respetuosamente. Efectivamente, hoy día es difícil meter la mano al fuego por un gobierno q por supuesto q ha cometido atropellos, censurado, matado y reprimido; pero al mismo tiempo, es igual de difícil, para muchos, condenar desenfadadamente y así nomás un sistema de gobierno que, con todos sus defectos, es el único del planeta q le dice NO al policía del mundo y sus torpes y nada humanas intenciones. Dice uno de los exiliados q quien se atreve a defender el sistema cubano actual lo hace con la víscera y no con la razón. Pero tampoco hacen falta grandes dosis de la misma para saber q la “transición democrática” por la q tanto suspiran los disidentes –casi todos desde Miami- bien puede verse en las ex repúblicas socialistas soviéticas, q para los intereses económicos mundiales (o sea gringos e ingleses coordinados por el poderoso sionismo) pasan a estar en el mismo nivel q todo el 3er mundo, y no sólo económicamente.

Soy masoquista, debo reconocerlo. Ya sé de antemano qel Enrique Krauze, director desta revista de la q vengo hablando, es la carta “cultural” de la mayor y más frívola trasnacional latinoamericana, Televisa. La revistita no es sino un fiel reflejo desa misma línea q desborda su torcido, falaz y tendencioso programa televisivo “México siglo XX”, en el q acomoda toda la historia de manera q el país quede parado como una curiosidad surrealista a go-gó postmoderna y pintoresca: siempre estamos a un brinquito de emular al q creemos q hay q emular.

Y pese a saberlo muy bien, ya es la segunda vez q compro dos o tres ejemplares, eso sí, de medio cachete y a menos de 1/3 del precio real, porq nueva nel, ni de chiste. En fin, q todavía tras la de Cuba me he atrevido a hojear la dedicada a la emigración mexicana al norte (Abril 2004 – Número 64). Igual: la apuesta constante de los q escriben es a perpetuar con sus loas el sistema económico y político q en las últimas décadas ha probado sobradamente ser insostenible, desdel punto de vista de la ecología hasta el espiritual, pasando por todos los involucrados.

Mea culpa…

Categorías:Uncategorized Etiquetas:

>Del Tsunami como experimento (comentario)

>Apenas se supo en todo el mundo de la devastación provocada por este fenómeno, comenzó a circular el rumor de que se trataba no de una manifestación de la naturaleza, sino de experimentos nucleares submarinos. Unos decían que perpetrados por la India, otros que por Egipto, debido a ciertos enconos entre estas naciones y las afectadas. Otros que no eran sino las potencias de siempre: EU, Francia o China.

Inmediatamente, en la prensa y medios electrónicos se alzaron voces tildando a esta posibilidad de paranoica fantasía producto de los mismos intrigosos que creen que la CIA y el FBI guardan secretos de extraterrestres, que el sida es un instrumento de control demográfico, que las sopas Maruchan y el agua embotellada propician la homosexualidad.
Unas pocas semanas después del tsumani encontré estos párrafos en “La cultura como empresa multinacional
[1]” de Armand Mattelart, texto que data de 1974. Está hablando de las relaciones entre las grandes empresas y la industria de la guerra: “…Desde hace aproximadamente seis años, el Departamento de Defensa, asesorado por un gran número de oficinas civiles, militares o paramilitares como el Centro Nacional de Investigaciones de Monterey, el Naval Weapons Center de California o la Rand Incorporation, desarrolla sus proyectos de guerra geofísica y climatológica, tratando de dominar los ciclones, los maremotos y las tempestades. Por 1ª vez, en 1969 la aviación norteamericana decidió utilizar lluvias artificiales para frenar el avance de las columnas enemigas a lo largo de las pistas de infiltración. Este primer experimento, que en Laos borró del mapa varios pueblos junto con sus habitantes, destruyó las cosechas e inundó la región, recibió el nombre de Operación Popeye”
[1] Mattelart, Armand. La cultura como empresa multinacional. México: Era, 1974. 177p.

Categorías:Uncategorized Etiquetas:

>"Los Estados Unidos ayer y hoy " (reseña)

>”Los Estados Unidos ayer y hoy “
by Jorge Cárdenas Nannetti

The book is a brief review of some facts of the History of the country where the book is printed (USA). as the title settles it, it starts with the beginning, when the exiled and persecuted Europeans emigrated from their land and arrived to this continent, where a great deal of people already inhabitated it in a relative peace.
The (hi)story, you already know it, it’s somehow the same that the winners of the wars want the people to know. the author attepmts to expose objectively some History’s facts, but certainly he fails on it.

I’ts broadly well known that the USA expanded its former territory invading the lands of the natives, including the former and original americans and the Mexicans and spaniard settled in the lands that now belong to the south part of the States. Nannetti slighly elusively tells that part of the story.

I got to the point. Actually there ain’t no point on this pile of lies and brainwashing waste of paper bounded like a pretentious book.

The worst part of it, and which made me throw away the item is this one:
a) USA conceeded to Japan a generous bonification of 6 billion dolars instead of demand them to pay for war estipends.
The author adds: there never were an invader so generous and fair (sic)

b) USA gratiously gave to Phillipines the gift of freedom after II WW. –the author says… (p.466ss).
And who the hell, I wonder, stole this land from Spain and from the own inhabitatnts some few years later?

For godsake, the phillipine government to this very day doesn’t exists!! God, is a mere Puppet of the men in the Congress (you know which Congress).

c) Please listen to this inconcevaible lie: “After the drop of the 2 bombs on Hiroshima and Nagasahki (japan cities with a catholic majority, by the way), the US handed out to the ONU the whole information to make a nuclear bomb so this organization kept it under estrictly security and the humanity were saved of such a threath. Also, the states started to disarm them selfs”
(!!) Does this man, the author, lives in a nice castle in Disneyland or sort of?
Finally: “Then, after US gave the planes and the directions to make a n-bomb to the ONU, soviet spyes managed to copy the whole kit and 2 years later, they started to distort the peaceful atmosfere, and thanks to them, the armamentist carreer started. (!!!what???)

Who in the world would believe these bunch of nonesenses and distortions of reallity. What is he trying to sell out? The America? Is there any buyer out there? Does he think we remain in the deep darkness of ignorance just because the item is written in Spanish and we live in this marvellouse southern part of the world?
Do a favor your self: never but never buy this crap. If you see any copy around, just rip it off.

Categorías:Uncategorized Etiquetas:

>Qué bueno, qué barato: ¿siempre? (art.)

>Hasta antes de 1996 la presencia de las tiendas Wal-mart en la ciudad de México era escasa. Aún compartían el terreno con Aurrerá, cadena que la primera terminó por adquirir prácticamente por completo, incluyendo las filiales Suburbia, Vip’s, el Portón, el Globo. Es bien sabido que la familia dueña de la cadena heredó un monopolio bien cimentado con presencia en más de 28 países; en varios de ellos es el minorista más importante por mucho. Hace poco apareció una nota en la Jornada (1) en la que vemos en números la pasmosa inequidad de la distribución de la riqueza: unas pocas familias y unos cuantos grupos en los que se concentran inmensas fortunas. Una de las familias es la Walton, poseedora de la cadena de supermercados más grande, más importante y con los mayores ingresos en su ramo. En la lista publicada por Forbes y reproducida por el diario mencionado, los Walton figuran desde la casilla 6 a la 10 de las mayores fortunas en todo el mundo. En “Globalización de la pobreza”(2), una lectura muy recomendable en la que se presenta una radiografía detallada y explicada sobre el abrumador avance de las corporaciones y las falacias que arguyen para disfrazar sus atropellos, Chossudovsky nos recuerda que la fortuna de los cinco dueños de la trasnacional es superior al doble del producto interno bruto de Bangladesh, que es de 33.4 mil millones de dólares, mismos que se espera que sean distribuidos para las necesidades de una población de al rededor de 127 millones de habitantes. (Aun si los Walton ascendieran a mil familiares, seguirían teniendo una considerable fortuna por cabeza).
Lo más sorprendente de todo esto no es ya enterarse de que unas pocas manos acaparan caudales de oro y tienen prácticamente el monopolio de los supermercados, no, lo sorprendente es que, al menos en esta ciudad, mucha y cada vez más gente simplemente no puede comprar los comestibles y lo que llamamos “la despensa” en otro sitio que no sea el Wal-mart. Con la mayor naturalidad responden: “es que si no, ¿dónde?”, cuando hay oportunidad de invitarlos a abstenerse de consumir ahí, a buscar otras alternativas para “hacer el súper”. En buena medida, la gente no es cómplice sino víctima de la ubicuidad de la cadena y de la capacidad de la misma para ofrecer precios contra los cuales es imposible competir. Los argumentos que justifican abstenerse de consumir en una tienda que aplasta a cualquiera, que se vale de artimañas y que viola cualquier convenio de mínima armonía competitiva en las comunidades a las que llega, son suficientemente elocuentes por sí mismos. Mucha gente considera irrelevante detenerse a razonar un poco qué consume, cómo y a quién, arguyendo que a fin de cuentas, tarde o temprano, todos caemos. Lo mismo le da pagarle a un(a) cajero(a) que es exprimido al menos 9 hrs (le dicen que trabaja 8 y que tiene una de comida), seis días a la semana (tras años aspira a unos pocos días de vacaciones al año), por un salario raquítico, sin la menor oportunidad de organizarse laboralmente o ampararse ante contratos temporales totalmente controlados por el patrón, que a un pequeño comerciante o a un micro productor que debe sortear sinfín de obstáculos (coyotes intermediarios, gravámenes, devaluaciones, etc.).
La salida fácil de que después de todo Wal-mart crea empleos es tan cínica como la de que los ricos que arrebatan la tierra a la gente en Morelos para hacer campos de recreo no son tan abusivos porque luego, a los mismos despojados, se les da trabajo de jardineros o sirvientas o porteros.
Para muchas personas ahora resulta que es vergonzoso, latoso, poco atractivo, ridículo, “menos divertido”, curioso y hasta folclórico “hacer el mandado” (como hasta hace poco decíamos la masa, los jodidos) en el tradicional y típico mercado de la colonia o el tianguis que se pone un día a la semana. Dicen que es más feo, más caro, que hay menos variedad, que lo otro es más “práctico”, más barato, más sencillo (ah, claro, también más “divertido”). Al final, por supuesto, cada cual es libre de comprar donde le plazca (hay quienes compran en la Comercial Mexicana, creyéndose el nombre y que “apoyan a México” ignorando que la tienda realmente pertenece a la cadena Costco, y que es otra que también pasa por encima de monumentos y reservas naturales, amén de las leyes y los campesinos de donde llega establecerse). Sin embargo, en honesto beneficio de los que menos tenemos, que somos todos, valdría la pena detenerse a observar y entender hasta dónde llega y penetra el aparato de estrategia de mercado de los monopolios, que nos hacer perder el norte y decir: “es que si no, ¿dónde?” y terminar comprándole al que menos necesidad tiene de nuestro dinero y más abusa de la gente.

___________________________
(1)“Once mexicanos, en la lista Forbes de los más ricos”. La Jornada. Martes 18 de enero de 2005.
(2) Michel Chossudovsky. Globalización de la pobreza y nuevo orden mundial. México: Siglo XXI, 2002, p.15.

Categorías:Uncategorized Etiquetas:
Broken Penguins

Saving broken Penguins, one page at a time.

A %d blogueros les gusta esto: