Archivo

Archive for the ‘religión’ Category

El Papa viaja(ba) en metro

La semana pasada se la llevó el nuevo Papa, supongo que casi en todo el mundo, aun en países no católicos. Porque ninguna iglesia junta a tantos clientes en el mundo como la católica. Entre lo que se comentaba está que el nuevo elegido, tiene y ha tenido gestos humanos, como pagar la cuenta del hotel de su bolsa, viajar en metro, haber llegado a una ceremonia  ultra solemne a pie y ser aficionado a un equipo de fut. Ah, y él mismo desplazó su propio equipaje, que era una maletita. La lista puede seguir hasta llegar a tremendismos como que él mismo se ha de servir de comer.

Si se ve, toda son cosas perfectamente normales que cualquier cliente de esa iglesia, mientras no sea un jerarca o se sienta uno, realiza en la vida diaria. Pero a mucha gente le gusta mirar hacia las estrellas, y las necesita para compensar lo insípido o árido de su vida diaria. Y si se entera que esas estrellas también se limpian con su propia mano u osan servirse un café por sí mismas, la gente queda fascinada. Las grandes corporaciones, como la iglesia católica, tiene muy bien probados y medidos gestos como los de Bergoglio, que jalan masas, despiertan simpatías y, claro, llenan la canastita de las limosnas.

Todo eso lo hacía. Hoy, que ya es rey del Vaticano, no lo verán más hacerlo, a menos, claro, que sea parte de la estrategia.

bergoglio

Anuncios

Quiero ser judío

La amiga de una amiga conoció a un chico. Se entendieron y se hicieron novios. Tiempo atrás, el muchacho supo que tenía un abuelo judío, fue a verlo y se interesó por el judaísmo. De entonces a la fecha, el joven quiere ser judío a como dé lugar. Y la novia, la amiga de la amiga, también. Ella siempre quiere ser lo que son sus novios: budoka, cristiana, tiradora de arco… Se funde, pues, se entrega plenamente y absorbe los gustos de su pareja.

Israel es un estado terrorista invasor. Con todo y eso, el jovencito quiere ser judío. No habla hebreo, no tiene un perfil profesional ni tiene holgada solvencia económica, pues aún lo mantienen sus padres. Pero ya está en Israel. La novia está acá, esperando a que él junte unos centavos y mande por ella. ¿En qué van a ocupar los judíos que viven en Israel a un mexicano tapatío que no habla ni inglés, ni hebreo, ni tiene habilidades profesionales útiles al país ,  pero quiere ser judío? Necesitan mucha mano de obra para levantar su muro de ignominia, por ejemplo, o para lustrar las armas que diario matan sinnúmero de palestinos.

Viridiana (Buñuel, 1961)

Hay un montón de grandes clásicas que no he visto. Y por un lado mejor, porque qué aburrido ya haber visto todo. No había visto Viridiana, de Buñuel. De principio a fin no para de provocar a la iglesia católica, a la fe cristiana y a todo lo que hieda a decoro y decencia puritanos. Es el sello del director. Tal vez la escena más consagrada es la que parodia la última cena.  Las alusiones a la pedofilia, el incesto, el trasvestismo, la violación y la clara iconoclastia, hacen de  esta película una delicia del anticlericalismo.

Silvia Pinal es aquí como la continuación del Nazarín, que recoge putas, pobres y marginados, según enseña el cristo en la novela de Pérez Galdós, con la diferencia de su vulnerabilidad en una sociedad agresiva con las mujeres; y más si son bonitas y caritativas. Una película hispanomexicana que seguro hoy, cae muy mal a muchos conservadores de ambas sociedades. Quizás especialmente de la última, más papista que el Papa (natas).

 

Categorías:Cine, religión Etiquetas: ,

Religulous

septiembre 23, 2012 Deja un comentario

En los últimos veinte años la iglesia católica ha ganado mucho terreno en la vida de este país en diferentes rubros: economía, sociedad, cultura y política. Además de los medios, que son justamente quienes suelen hacerle el caldo gordo y los más beneficiados con la alienación de las masas.

No conocía a Bill Maher, quien lleva décadas pitorreándose de las religiones. Acabo de ver el documental Religulous, en el que va a cuestionar a cristianos, judíos y musulmanes sobre los pilares tambaleantes de su fe. Todos están en lo correcto, menos los que no piensan como ellos. Hace falta más gente como Maher para difundir un pensamiento crítico, una visión del mundo que se oriente más a la mejora de la conciencia y la mente y menos al fanatismo y a devastar todo lo que se ponga enfrente en nombre de un dios o bajo el entendido de que al final todo se les va a perdonar en el cielo.

No creo que haya un narco o un sicario ateo; tampoco ceo que haya un reguetonero ateo o un político sin dios. Con el amparo de su fe, al menos una gran parte de ellos están llevando al desfiladero a este país, como nunca se había visto. No tener religión no es superioridad, pero implica una cierta reflexión y una humildad para reconocer que hay más dudas que certezas, como dice el Maher.

Categorías:Cine, religión Etiquetas: ,

Cerebro en la capilla Sixtina

A favor de lo mejor

abril 19, 2012 1 comentario

Ya les había mandado mensaje a los de A favor de lo mejor, diciéndoles que no me siguieran mandando mensajes de invitaciones a no sé qué ondas suyas, calendarios de actividades y similares. Me mandan recién una invitación más. Les contesté y me contestaron y acá pongo el intercambio:

Recomiendan ver esta pedorrez de la Cristiada los de A favor. ¿Recomendarían ellos El día de la Bestia o el Infierno?

Devoción en México

Recientemente una italiana criticaba la ostentosa presencia de imágenes religiosas por cualquier parte de esta ciudad: paradas de autobuses, puestos de tacos, negocios, interior de taxis, esquinas, terminales de autobuses, como ornamento de casas, en balcones,  colguijes en el cuello, tatuajes, y más. Cristiana (vaya nombre, por cierto), la italiana, comentaba que en Roma, ciudad dentro de la que se encuentra la sede de la máxima autoridad del catolicismo, no se ve eso. Y es cierto, como tampoco se ve en ciudades como Madrid. Quizás en pueblos al interior de España o Italia se encuentra uno con alguna imagen de algún santo en una calle, pero es muy raro. Uno podría apostar a encontrar una y seguramente perdería. En las capitales de esos países, seguro que no. El día de San Juan en Vigo, por ejemplo, es una enorme fiesta de fogatas en la playa con gordas sardinas asadas, mucha bebida, hash, mucha música para bailar y algunas cuantas tachas y pastillas que por supuesto andan por ahí circulando, así como muchachas en ligeros vestiditos veraniegos. Pero yesos en los brazos, procesiones callejeras, beatas detrás del cura, misas y demás parafernalia que asociamos con santos patronos, no.

La secularización es evidente en las sociedades de las que ha emanado el más cerrado catolicismo. En general, a mucha gente de esas sociedades no le interesa demostrar públicamente su pasión religiosa, porque en muchos casos ésta es inexistente. Si acaso son creyentes, en su interior y de la puerta para adentro.

Es decepcionante, frustrante y lamentable verificar el grado de control, dominio y presencia del catolicismo en este país, incluida la capital, donde se esperaría que hubiera un cierto nivel de pluralidad, crítica y tal vez alguna dosis de cosmopolitismo que opacara las muestras de  idolatría, pero no es así. Las imágenes de Karol Woytila, San Judas, La virgen de Guadalupe, el crucificado y muchos santos, abarrotan la estampa cotidiana de esta ciudad y seguro de muchas en el país ad nauseam. De hecho una marca hace toda la papelería que puede usar un niño, desde la mochila hasta la goma del lápiz, con la imagen caricaturizada, aniñada y gordita de la virgen y su hijo en hipnóticos tonos fluorescentes. Esa misma marca trabaja con los dulces Sonric’s: el cliente (o la clientecita, porque “casualmente” es un producto para niñas), se lleva una lapicera estampada con este estilo de imagen religiosa y unos dulces incluidos.

El otro día comentaban en un programa de radio que a los turistas les parece impresionante el despliegue de recursos, dinero, esfuerzo y tiempo que dedica la gente en los pueblos a las fiestas de santos patronos. Son millones lo que se gasta en esas fiestas, decían. No hace falta ser extranjero para darse cuenta de que la idolatría, el pordioserismo, la sumisión con la que la gente entrega todo a la iglesia católica son causa de asombro, en la misma medida en que son dañinos y retrógrados. Porque en el fondo tal vez no hay una espiritualidad orientada a mejorar al individuo en esas celebraciones, sino una inercia de idolatría mezclada con ganas de tomar, comer y bailar que está más cerca de la costumbre que jamás se cuestiona que de la decisión a partir de la convicción religiosa.  Y esta socialización sería muy bienvenida si no estuviera controlada por los dictados del curita del pueblo, regida por una misa y un “entre” con cargo a gente, muchas veces, tan humilde como inocente.

A reserva de definir conceptos, es la impresión que dan las llamadas mayordomías, en las que una familia recibe un yeso, que es un santo, lo carga, lo pasea, lo toca, hace pirotecnia, misa, baile y comida a veces para miles y miles, todo a la cuenta del propio bolsillo. No espero entender lo que impulsa a hacer estos enormes dispendios; eso sería irrelevante para las dos partes. Lo que es difícil de aceptar es que esto nadie lo para: cuando una niña de trece años, que parece como de 18, dice que va a ser madrina del santo patrono del mercado de su colonia y anda muy pispireta por eso, es cuando uno ve que la inoculación del oscurantismo de la religión católica ha sido un éxito.

Está a la vista y al alcance de un clic una enorme cantidad de información que comprueba que el catolicismo, históricamente, es impresentable, se ha alineado siempre con el poder y la corrupción,  promueve el machismo, el sexismo, el racismo, el clasismo, la xenofobia, la homofobia, la sumisión, la violencia intrafamiliar; cobija, promueve, encubre y disfruta de la abominación de la pederastia; da consuelos idiotas ante daños graves e irreparables como la violación y se empeña en empequeñecer y ningunear a la persona, buscando administrar su voluntad humana y moral con los chantajes de los pecados, que al final, con buenas limosnas, se pueden negociar. Tal vez es eso lo que da grima, el engaño a la gente; el reduccionismo de la complejidad moral, de la complejidad humana en todas sus facetas a lo que dice un libro que plagia, tuerce y confunde tradiciones muy anteriores a los pueblos que se adhieren a él y lo toman o dicen tomar como guía de vida.

Hay gente católica crítica, progresista, enterada y activa en la línea de sus creencias. Muy respetable. Pero hay millones que ni se enteran ni quieren saber nada ni cuestionar ni  criticar nada. Reciben con la cabeza gacha y pagan la hostia sin reparo alguno aunque esa moneda que dejan caer en la charola de plata sea la última moneda de su bolsillo roto.

La afirmación con la que cerró su comentario Cristiana fue contundente y tristemente cercano a la realidad: que tal vez la gente devota de este país es tan insegura en su interior que necesita asirse de algo y hacerlo de manera estruendosa.

Broken Penguins

Saving broken Penguins, one page at a time.

A %d blogueros les gusta esto: